Honestidad para aceptar. Humildad para superar

La honestidad con nosotros mismos es uno de los pilares fundamentales – a mi parecer- para el desarrollo de una vida plena y consciente.

Cuantas veces nos vemos inmersos en situaciones, relaciones o emociones que no son de nuestro agrado pero nuestra mente se empeña en hacernos creer lo contrario. Nos vamos convenciendo a nosotros mismo de que es mejor así, que así es como tiene que ser, que así esta todo bien.

La mente es un arma de doble filo y, al igual que nos puede ayudar en 1000 batallas, también intentará confundirnos en otras 1000, pues es su modo de protegernos. Pero este tema lo dejaremos para otro momento.

Continuando con lo que decía al principio, considero que el ser honestos con nosotros mismos es lo único que puede abrirnos las puertas a un cambio que tal vez veníamos necesitando mucho tiempo atrás y nos negábamos a reconocer.

No finjas que puedes con todo, no eres un Dios, no eres de otro planeta; eres Humano.

La gran mayoría de las veces en las que os encontramos estresados, nerviosos, con mil cosas por hacer, es porque nos hemos echado a nosotros mismos la responsabilidad de ” tener que estar en todo”

Y, no cabe duda de que durante un tiempo esto es así. Vamos a 6000 revoluciones por minuto, nos sentimos imparables y además estamos orgullosos de ello…  Hasta que llega el día que la olla a presión explota y empieza a asomar la tensión en forma de reproches, de llantos, de gritos…  para terminar con el llamado ‘bajón’, que, en el peor de los casos, terminará en depresión.

La forma más directa para salir de este circulo vicioso es la HONESTIDAD: cuéntate verdad. Escuchaté y entiende qué te está pasando. No quieras hacerte el superman y reconoceté que no puedes con todo. Nadie te va a juzgar por ello. Nadie tiene ese poder. Recuerda que solo tú puedes juzgarte y que debes ser fiel a tí.

Una vez tengas localizado el problema y hayas reconocido con honestidad en qué punto estás, da el segundo paso: se HUMILDE y pide ayuda.

Algo muy común y que yo misma repito con mucha frecuencia, es la típica de ” yo puedo solo, no necesito ayuda”

¡¡¡ ERROR !!!

Cada vez soy más consciente de la gran necesidad que supone el ser humilde y reconocer que necesito ayuda para salir de algo ¿Porque nos cuesta tanto reconocer esto? Tal vez nos sentimos vulnerables o creemos que los demás nos darán de lado pero, créeme, milagrosamente, cuando abres tus brazos a recibir la ayuda necesaria, la ayuda llega de la forma más inesperada.

Y, probablemente, estuvo ahí todo el tiempo pero en nuestra terquedad nos negamos verla.

Otro día te contaré mi caso más detalladamente, pero te garantizo por experiencia propia, que cuando estás dispuesto a recibir, con humildad y honestidad, todo se va alineando de forma casi mágica.

¿Has oído hablar de la Ley de la Atracción….? Más adelante hablaremos de ella. Mientras tanto cuéntanos tu experiencia!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s